Subbuteo: Las Pasiones No Tienen Fronteras

Miércoles 10 de Junio: conferencia sobre el futuro de Europa y los riesgos de una posible salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. Escenario único, la prestigiosaFundación Rafael del Pino, en el corazón de Madrid. El ex presidente italiano del Consejo de Ministros, Enrico Letta, habla ante un audiencia altamente cualificada formada por ministros, funcionarios europeos, periodistas y expertos en política internacional.

Un interesante discurso de aproximadamente una hora y un debate de otra media hora y luego espacio para los saludos, las sonrisas y apretones de manos. Me levanto desde la tercera fila con una bolsa en la mano y me acerco a la mesa de las autoridades. Desde su posición el ex presidente y catedrático de varias universidades en Europa ve, incluso antes que yo,…ellogotipo de Subbuteo.

En un instante, una fracción de segundo, el político y profesor se convierte de vuelta en un niño. Entre el asombro, emoción y sorpresa aprieta las últimas manos y se acerca hacia mí: “Pues…no entiendo” y yo: “presidente Letta es una larga historia…pero compartimos la misma pasión”.

Se emociona, y le enseño los regalos: una caja de juego, varios team boxes, una camiseta con el logotipo vintage de Subbuteo y mucho más. Me pregunta amablemente quien soy y a que me dedico. Empiezo rápidamente a contarle la historia de como, en 2006, con la ayuda de Carlos (también presente en sala), hemos sido capaces de traer de vuelta la gloriosa marca Subbuteo entre las estanterías de las tiendas de juguetes.

Enrico Letta escucha sorprendido, emocionado y participe, bajo la mirada curiosa de los ex ministros y periodistas que todavía se acercan para saludarlo…sin entender nada.

Hablo de FISTF, de FISCT, de San Benedetto del Tronto y los próximos campeonatos mundiales (tomamos nota: si lo avisamos con tiempo, respecto a otros eventos, seguramente podrá participar…) y casi nos “pide perdón” para no poder estar presente debido a los problemas de agenda (tomará posesión de su cátedra en una universidad francesa de prestigio justo durante los días del campeonato). Siempre de forma muy amable nos pide sacarnos una foto y compartir los respectivos números de contacto.

Nos despedimos y feliz como un niño regresa, con su bolsa de Subbuteo, hacia las autoridades que lo estaban esperando. Las pasiones no tienen edad, estado social o fronteras.

Subbuteo es único y como siempre digo…”¿Seguimos jugando?”.